Archivo de la etiqueta: identidad de género

Sobre “antes eras mujer y ahora eres hombre” y similares. Los hombres trans nacemos hombres trans.

tumblr_njz6mmvxqI1seokcvo1_1280

<<Hay algo del discurso imperante sobre la cuestión trans que me molesta especialmente: las expresiones “de mujer a hombre”, “nacer hombre y convertirse en mujer”, “FtM, MtF” y similares. Son ilógicas y transfóbicas. La idea de que las personas trans éramos cis(*) mientras estábamos en el armario es tan absurda como la idea de que los homosexuales eran heterosexuales hasta que dijeron lo contrario. Hay excepciones, como las personas de orientación e identidad que fluyen, con quienes sí serían correctas tales expresiones, pero de ninguna forma deberían aplicarse a todo el colectivo.

En este contexto, la expresión “nacer mujer” no quiere decir otra cosa que “nacer con vulva”, es decir, “tener vulva es ser mujer”. Es una negación de mi condición de hombre con vulva. Y aunque existe gente que dice que no seré hombre hasta tener pene (o que nunca lo seré), lo curioso es que la mayoría de quienes afirman que nací mujer, también afirman que soy un hombre a día de hoy: “naciste mujer y te convertiste en hombre” ¿y qué lógica tiene esto, si sigo siendo la misma persona y teniendo la misma vagina con la que nací, por la cual me asignaron el género-sexo mujer? Es más, ahora tengo más características consideradas “de mujer” que cuando era bebé, como son los pechos y las caderas anchas, pero como son características que también pueden tener los hombres cis, no se les atribuye la misma carga femenina que se le da a la vulva.

La creencia de que somos hombres, mujeres u otra cosa dependiendo de las partes de nuestros cuerpos o de lo que parezcamos a ojos de los demás es la base de la discriminación transfóbica, que afecta especialmente a todas esas personas trans que no modifican sus cuerpos (no todas lo necesitan) sufriendo más si cabe la negación social de sus géneros-sexos. Lo que más me apena es que la propia población trans difunde estos discursos, cuando deberíamos defender que nuestra identidad no es la que nos impusieron, que no cambiamos nuestro género-sexo, sino que siempre ha sido el que es, y llegado a un punto lo asumimos y liberamos. Yo no me hormono para convertirme en hombre (esto me plantea preguntas como, ¿en qué punto me “convertí” en hombre? ¿con la primera inyección? ¿con los primeros pelos faciales? ¿fue gradual, siendo yo mitad hombre y mitad mujer durante algún tiempo, o un día me acosté mujer y al día siguiente me levanté hombre?). Me hormono porque soy un hombre y necesito verme masculino para sentirme bien conmigo mismo, del mismo modo que hay multitud de hombres cis que por las mismas razones intervienen en su cuerpo. La hormonación con testosterona, la extirpación de pechos, el implante de pene y testículos, etc., son tratamientos que ya se realizaban con hombres cis antes de que los hombres trans comenzásemos a reivindicarlos. Todos los hombres tenemos algún grado de feminización física, y los trans simplemente somos los que nos llevamos la palma.

Este tipo de expresiones que vengo comentando nacen de una mentalidad genitalocentrista, la idea de que la genitalidad es el centro de todo, reduciendo el sexo a un pequeñísimo porcentaje de tejido en nuestro cuerpo, cuando la realidad biológica es que somos sexuados de la cabeza a los pies. Seguir con estos discursos es seguir dando credibilidad al género-sexo erróneo que se nos fue impuesto al nacer, echando tierra sobre la lucha por nuestra verdadera identidad sexogenérica, la cual está determinada por el órgano sexual más importante de todos, y no, éste no está localizado entre las piernas, sino entre las orejas.>>

(*)Cis: De cisexual o cisgénero.
Eres cis si al nacer el médico acertó tu género-sexo.
Lo opuesto a trans.

————————————————

Texto: Anónimo.

Imagen: “Grows up and cries” by PrinceCanary http://princecanary.tumblr.com/

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo activismo, género, menores transexuales, transexualidad infantil, transfobia

¡Únete a la campaña Derecho A Ser!

IMG_5909

“Primera campaña de comunicación del espacio de cocreación y coworking ‪#‎AEP‬ (Algo Está Pasando) de Apoyo Positivo junto a los jóvenes de Fundación Daniela, Apoyo Positivo y CISV. Los participantes del grupo de jóvenes han sido los que han pensado, diseñado y generado toda la campaña que veis, por un principal motivo: quieren ser quienes son. Su ‪#‎derechoaser‬.

Según los manuales psiquiátricos DSM-V y la CIE10, las personas trans son consideradas todavía un problema de salud mental, lo que no permite un derecho tan básico como la autodeterminación de la identidad de cada persona ni su igualdad social y en salud.

Junto a otros motivos que hacen a las personas trans desiguales ante la ley, los jóvenes participantes en el I Encuentro de Jóvenes por la Diversidad, organizado entre el 9 y 12 de octubre en Miraflores de la Sierra, por Apoyo Positivo en colaboración con Fundación Daniela y CISV, han creado un primer proyecto de comunicación social, la campaña #derechoaser, con la que reivindican su derecho a ser quienes son.

Para movilizar a la sociedad a participar en la manifestación han desarrollado además una campaña fotográfica y un manifiesto que circulará en una campaña 2.0 durante toda la semana por redes sociales.

¡La juventud diversa se pone en marcha por sus derechos!

Puedes colaborar en la campaña de varias formas:

1. RT, RPost, R-TODO! Comparte en tus redes y entre tu gente la iniciativa y la convocatoria para acompañarnos en la manifestación del día 24 de octubre.

2. Sube tu foto o video #derechoaser. Píntate el hashtag en el brazo o en la palma de la mano y sube tu foto con los hashtags de la campaña: #derechoaser ‪#‎SúmaTal24‬

Es hora de que toda la sociedad nos volquemos con las personas trans y escuchemos lo que las nuevas generaciones nos tienen que decir.

El colectivo trans siempre han estado al lado de los demás colectivos luchando por los derechos sexuales y reproductivos y ahora, más que nunca, debemos a su lado.

SúmaT al 24 de octubre.

#derechoaser
#SúmaTal24

GRACIAS a todxs los valientes que nos están enseñando lo que es diversidad y vida.
GRACIAS por ponerle cara a una realidad tan bonita.
Y GRACIAS a todo el equipo de AEP, I LOOP YOU, FUNDACIÓN DANIELA, APOYO POSITIVO y CISV por su enorme trabajo 😀 ❤ ”

Deja un comentario

Archivado bajo transexualidad infantil, varios

12. “¡MI PRIMER CUMPLE-TESTO!”

IMG_5701 - còpia - còpia

El 30 de septiembre cumplí mi primer año en tratamiento de reemplazo hormonal con testosterona, y dentro de poco hará 7 meses que fui operado de mastectomía y masculinización del pecho. A lo largo de este año he ido publicando, cada 3 meses, un breve resumen de los cambios más notorios que he tenido tanto a nivel físico como psicológico en relación al proceso de transición. Así que… ¡me toca hacer el cuarto resumen! ¡El tiempo vuela!

————————————————

Cambios físicos. En este punto no puedo decir que esté teniendo demasiados cambios físicos “nuevos” debido a las hormonas. Más bien se podría decir que los cambios que empezaron a producirse durante los primeros meses han seguido su evolución. Éstos son todos los efectos más comunes de la testosterona, y son los que he notado en mayor o menor medida a lo largo de este tiempo:

– Agravamiento de la voz. Personalmente me cuesta notar cuán grande es la diferencia porque me escucho cada día, y esto lo suelen notar las personas que hace tiempo que no me escuchan hablar. No sé si os lo he dicho alguna vez, pero me arrepiento mucho de no haber hecho ese “experimento” que hacen muchos chicos trans, de grabarse cada X tiempo diciendo una misma frase y luego juntar todos los vídeos en uno solo para ver la evolución del tono de voz. Es algo que queda súper curioso :O A mí no se me ocurrió hacerlo y ahora ya no tendría sentido, así que animo a todos los chicos que estén empezando el tratamiento hormonal a que lo hagan y me lo enseñen 😀

– Aumento de la libido. Los primeros meses fue un poco bestia, después… Bueno, sigue siéndolo pero te acostumbras 😛

– Cese de la menstruación y cambios en el flujo vaginal. La regla se me fue definitivamente al segundo mes de tratamiento. Todo un alivio, por cierto.

– Crecimiento del clítoris. Es doloroso al principio, después se estabiliza. La sensibilidad puede que haya aumentado o como mínimo es algo… diferente.

– Cambios en la distribución de la grasa, la masa muscular, el peso y el apetito. En los primeros 9 meses gané 11kg, pero hay que tener en cuenta que partía del peso más bajo que había tenido nunca, que pasé de una época de no hacer ejercicio y comer muy poco a volver a hacer deporte, etc. Recientemente he perdido 2-3kg, supongo que en parte gracias a que le estoy dando más caña a la natación.

– Cambios en la piel y en la sudoración. La piel se vuelve un poco más gruesa y grasa. Los días después de ponerme la inyección de testosterona me suelen salir granitos por la cara, espalda y hombros —al principio de forma más exagerada que ahora—. El olor corporal y la sudoración se hacen más fuertes.

– Aumento de vello corporal y facial. En mi caso no estoy volviéndome de momento muuuy peludo, lo cual no me preocupa mientras no acabe siendo un oso ni tampoco me quede como estoy ahora mismo; me gustaría algo intermedio. La barba también está siendo algo lento, al menos en comparación a algunos chicos que veo por ahí que llevan el mismo tiempo que yo o incluso menos. Solo tengo perilla y ahora me están saliendo cuatro pelos contados en las patillas. Pero ¡shhht!, Dan, no te compares con les demás, que cada une es como es, y compararse es feo (y a veces deprimente xD).

Cambios mentales. Estos cambios psicológicos no están directamente vinculados a la testosterona, pero sí relacionados con mi proceso de transición en general:

– Lo que más ha cambiado mi vida desde que empecé el tratamiento es la esperanza. Poder visualizar un futuro feliz donde antes ni siquiera podía imaginar porque lo veía todo negro. Esta nueva sensación es lo que me hace estar ilusionado en el día a día.

– No debo engañarme a mí mismo. Sigo teniendo varios problemas de autoestima, problemas emocionales, inseguridades… Han mejorado muchas cosas en mi interior, pero por supuesto quedan muchas otras por mejorar. De hecho, hace poco dediqué un escrito a este tema, titulado “Una pequeña introspección: caminar en la dirección correcta” (http://bit.ly/1RyCGmu).

Otros cambios. Éstos no sé exactamente dónde clasificarlos o son detalles que no estoy del todo seguro que estén vinculados al proceso:

– He tenido épocas con reacciones como dolores de cabeza o insomnio, pero pueden intervenir tantos factores que no sé realmente hasta qué punto tienen que ver con el tratamiento.

– Considero que estoy pasando por una etapa de liberación sexual personal. El hecho de empezar a quererme a mí mismo por primera vez está repercutiendo en mi sexualidad, la cual en algunos aspectos concretos estaba muy frustrada y bloqueada en mi subconsciente. Para que os hagáis una idea sin entrar mucho en el tema, que es bastante complejo, podría decir que hasta hace poco tenía un rechazo tan arraigado y profundo hacía mí mismo que no me permitía disfrutar completamente de mi cuerpo ni siquiera en mi propia intimidad. Esto está empezando a cambiar poco a poco.

– Al principio del tratamiento era algo muy incómodo presentarme como Dan y que la gente me siguiese percibiendo como una mujer. No debería ser molesto pero cuando verte “femenino” forma parte de tus complejos, lo es, y mucho. Hoy por hoy socialmente se me reconoce como chico y creo que hace bastante tiempo que nadie me “confunde”.

– Algunas veces me han preguntado si he notado diferencias en cómo me trata la gente desde que me ven como hombre, y solía decir que no. Pero últimamente sí que me he fijado en algún detalle, quizás casual. Si bien algunas veces como chica me habían hecho los típicos piropos-acosos por la calle, esto ya no ha vuelto a suceder. En cambio, sí que he notado algunas miradas y actitudes desafiantes desde que me perciben como chico (esta misma tarde se me han puesto a vacilarme un grupo de chicos cuando volvía a casa, cosa que me ha pasado pocas veces en mi barrio, sin yo haberles hecho ni dicho nada, casualidades de la vida xD).

————————————————

Nada más… Seguramente a partir de ahora ya no haré estas descripciones tan a menudo, porque básicamente ya no hacen falta. Los cambios físicos son los que ya he explicado y solo siguen su curso. Quizás veréis más textos de reflexiones y pensamientos que otra cosa.

¡Muchas gracias a todes por leerme!

Foto: Me acabo de fijar en que parece que tengo un pezón exageradamente más abajo que el otro (¿???) pero es por la posición del brazo derecho que no se ve, en realidad los tengo simétricos XDD

Deja un comentario

Archivado bajo mastectomía, TRH, varios

JACK STRIFY: QUÉ QUIERO DECIR CUANDO DIGO “QUE LES DEN A LAS NORMAS DE GÉNERO”.

1781550_10152041711484247_109187779_o

(Fotografía: Gothow Motion)

<<Si seguís mis perfiles en las redes sociales, especialmente en mi tumblr, os habréis dado cuenta de cuál es mi postura respecto a las normas de género. Tanto si se trata de un post con imágenes de una editorial con un chico bello en un vestido de noche glamuroso o –menos ambiguo– un post que simplemente dice “Fuck Gender Norms” (“Que les den a las normas de género”).

En cuanto a los reblogs y notas en esos posts, la mayor parte de tumblr está metida en esto y entiende sobre el tema. Sin embargo, más de una vez alguien me ha preguntado si “ya no quería ser un chico” después de que yo publicase cosas de este tipo.

Antes de continuar, en defensa de todos mis amigxs transexuales, quiero corregir frases como “¿quieres ser un chico/una chica?” y deciros que es mejor preguntar si alguien “ES un chico o una chica” (SI en cualquier caso sentís la necesidad realmente de preguntarlo, lo cual puede resultar grosero, por lo menos utilizad las palabras adecuadas para ello). Ser transgénero y decidir pasar por las cirugías de género conformativas o empezar un tratamiento hormonal no es como querer un bolso nuevo o un par de zapatos nuevos. Tampoco es una tendencia o es ser “guay” actualmente – a pesar de que los medios de comunicación predominantes creen que es bastante guay y moderno escribir sobre ello ahora mismo. Además, se puede ser transgénero sin pasar por ninguna operación quirúrgica.

El género es una identidad.

El género es una parte de la identidad de todxs. Tanto si se es consciente de ello como si no.

No obstante, en nuestra sociedad el género es aún demasiado a menudo visto como binario y no como un espectro. En el día en que naces, hay alguien que no conoces y que nunca más vas a volver a ver que te asigna un género y decide si eres un niño o una niña únicamente en función de tu sexo. Probablemente nadie te va a preguntar jamás si te identificas como un chico o una chica. Tal vez de alguna forma es excusable porque en la mayoría de los casos el género asignado se corresponde con el género con el cual te identificas, pero aun así eso no significa que esté bien que nunca se te vuelva a preguntar al respecto.

Hay una espléndida distinción en el idioma inglés que facilita bastante ver la diferencia entre “género” y “sexo”, porque son dos cosas diferentes que se expresan con palabras diferentes. Desconozco si es así en otros idiomas, pero en alemán existe únicamente una palabra para ello – “Geschlecht”. Para poder describir la diferencia hemos adaptado la palabra “género” aquí. El género es tu identidad, mientras que el sexo es puramente tu cuerpo biológico.

Si se te ha asignado el género masculino porque tienes pene y testículos y te identificas a ti mismo como chico, esto se llama cisgénero. Pasa lo mismo si se trata de género femenino y de vagina y ovarios.

Bien por ti; ésta es la norma en nuestra sociedad y puedes sentirte privilegiadx. Aún así, esto encaja perfectamente en la definición del género binario de nuestra sociedad y no trata el hecho de que en realidad el género es un espectro de posibilidades. La sociedad tiene un problema con los espectros y la fluidez de las identidades debido a que es mucho más fácil lidiar con un mundo que sea solo blanco y negro. Es por eso que existen los prejuicios y los estereotipos, también. Es mucho más fácil abordarlo de esta forma, ya sea en el caso del género como en el de la sexualidad.

Las normas de género surgen como resultado de los estereotipos de género y de que la gente piense que la identidad de género es binaria. Tanto las características físicas como la personalidad son tradicionalmente consideradas como masculinas o femeninas. Las normas de género dictan qué comportamiento es apropiado y aceptable de acuerdo a nuestro género:

Las chicas llevan falda, tienen el pelo largo y la piel suave, deben comportarse bien y cuidar de los hijos, deben ser sumisas y tiernas. Los chicos llevan pantalones, se cortan el pelo corto, no deben cuidar su vello corporal, son salvajes, ruidosos y proveedores.

Desde el día en que nacemos se supone que debemos encajar en estos estereotipos y actuar de acuerdo a ellos.

Cuando yo era un niño, me encantaba jugar tanto con muñecas como con coches. A la mayoría de lxs niñxs no les preocupa que las personas adultas les digan que las muñecas son para las niñas y los coches para los niños. Bueno, al menos a mí no me preocupaba, ¿y por qué debería haberme preocupado? Mi padre, el patriarca de la familia, se enfadaba y peleaba con mi madre porque yo quería jugar con esos juguetes. Él no aceptaba que las muñecas me hiciesen igual de feliz que los coches. Me alegro de que al menos mí madre sí que lo aceptase.

Sin embargo, aunque no me di cuenta cuando tenía siete años, estos hechos hicieron que subconscientemente cuestionase mi propia identidad e hicieron que me preguntase si algo “estaba mal en mí”. Cuando mis padres se divorciaron, llegué a pensar que podría haber sido por mi culpa, ya que habían estado peleando muy a menudo por los juguetes con los que jugaba. Hoy en día sé que su divorcio no tuvo nada que ver conmigo, pero estoy seguro de que hay muchxs niñxs que se ven obligadxs a pasar por experiencias similares.

Ya no estamos en 1995 y ya he superado mis días como adolescente introvertido y autoconsciente en la conservadora Alemania del Sur, pero muchas cosas podrían haber sido mucho más fáciles para mí si en aquel entonces hubiese sabido lo que sé ahora.

Yo me identifico como chico.

Está bien que me identifique como chico y lleve el cabello largo y me lo tiña de rubio.

Está bien que me identifique como chico y me guste llevar maquillaje.

Está bien que me identifique como chico y me siente bello en un vestido.

Está bien que me identifique como chico y abrace mis rasgos de carácter femeninos.

¡Joder, está bien! ¡Es incluso genial!

Me identifico como chico pero aún así a veces me siento como una chica. Eso está bien también. Y no existe la más mínima razón para sentirse avergonzado por ello. ¿Eso me hace género fluido? No lo sé.

Lo único que sé es que ésta es mi vida y mi identidad y no voy a retroceder porque algunas personas se sientan incómodas o confusas a mi alrededor.

No voy a cambiar por la confusión de otra persona y tú tampoco deberías hacerlo. Eso es lo que quiero decir cuando digo: “Que les den a las normas de género”.>>

Jack E. Strify

11822739_1468340403487795_4400310591408015116_n

————————————————

Jack Strify es un cantante y músico alemán, conocido por ser el ex-vocalista de la banda Cinema Bizarre (2005-2010). Actualmente sigue su propia carrera como solista bajo el nombre de Jack E. Strify (2011-presente).

Traducido por Dan Haku: www.facebook.com/danhakutransgenero // danhakutransgenero.wordpress.com

Escrito original en inglés:http://jackxstrify.tumblr.com/post/127865340576/what-i-mean-when-i-post-something-like-fuck

Web oficial de Jack Strify: http://www.jackstrify.net

Deja un comentario

Archivado bajo género, transexualidad infantil, transfobia

SOPHIE LABELLE: “¿MTF? ¿FTM?”

18520_915471991842859_3171990228802568670_n

[Texto publicado el 25/04/2015]

De la página de Shophie Labelle.
https://www.facebook.com/lasophielabelle

Sobre los términos MTF (male to female), FTM (female to male), “de Mujer a Hombre”, viceversa y el “antes eras…”

“Yo nunca fui un hombre. De niña fui percibida y asignada como hombre, pero eso nunca me hizo menos mujer”.

La gente trans no pasa de un género a otro, las personas trans nacen con su propio género, y las que pueden lo aceptan y exteriorizan en algún momento de sus vidas para empezar a vivir siendo auténticamente ellos. Creer que una mujer que acaba de salir del armario como trans antes era un hombre es tan incorrecto como creer que una persona que acaba de salir del armario como homosexual antes era heterosexual.

La feminización y masculinización de nuestra apariencia no es algo exclusivo de la población trans, lo hacemos todos: ropa, depilación, tatuajes, maquillaje, ejercicio, peinados… y en muchos casos cirugía y hormonación, y nadie dice de la gente cisexual que “quiera” ser más o menos mujer/hombre, porque se acepta su género como algo natural e innato. Éste es el punto al que se debería llegar con la gente trans, porque no hay diferencia.

Deja un comentario

Archivado bajo conceptos básicos, varios

Yo soy un hombre, y éste es mi cuerpo.

10450297_913283085395083_6880941094417154926_o

[Texto publicado el 21/04/2015]

“Para quien no le perturbe la visión de un cuerpo humano, la foto enfocada y des-pato-logizada:http://tinyurl.com/lzllzxb

No nací mujer. Yo soy un hombre, y éste es mi cuerpo.

Porque siempre he sido quien soy.
Porque los genitales son una pequeña parte de lo que suponen los sexos, y aunque parezca que a veces pensamos con esa parte del cuerpo, nuestra identidad está en el cerebro, que es también sexuado.
Porque las modificaciones corporales no me hacen más hombre, sino más feliz.

Los hombres venimos en todos los formatos.”

Fotos: Xe García
Modelo: anónimo

Deja un comentario

Archivado bajo varios

1. “¿QUÉ ES EL GÉNERO?”

11070836_911888232201235_2179024045298121371_n

[Texto publicado el 18/04/2015]

Casi todo el mundo ha oído hablar alguna vez sobre la transexualidad, pero si tuviésemos que definirla con una frase, probablemente a la mayoría de gente le costaría hacerlo. Esto es porque se confunden términos e ideas sobre la transexualidad muy a menudo, y hay mucha desinformación al respecto. Y por supuesto muchos prejuicios.

Hoy quiero hablar sobre el género y la sexualidad. Son los conceptos previos para entender qué es la transexualidad.

Como podéis ver en la imagen, tenemos cuatro conceptos. Es MUY importante que tengáis en cuenta que en estas definiciones no es todo blanco o negro, A o B, sino que cada una tiene debajo una flecha que representa un amplio abanico de opciones. El binarismo (la idea de que solo existen dos opciones) es demasiado limitado a la hora de describir la sexualidad humana. En estos términos no existe alguien que sea estricamente 100% A o 100% B, o 100% blanco o 100% negro, sino que se trata de una escala de grises.

Identidad de género/sexual: Es una característica emergente del cerebro, que nos chiva el sexo-género al que pertenecemos. El sexo del cerebro se desarrolla mediante los baños de hormonas en el útero materno.

En este caso el abanico va desde hombre, mujer, u otras muchas identidades no binarias que se engloban bajo el término genderqueer (bigénero, pangénero, agénero, género fluido, tercer género, etc.).

Expresión de género/sexual: Es la forma de vestir, expresarte, actuar, estilo estético… Basado en los estereotipos culturales del género. Por poner un ejemplo, maquillarte los labios, vestirte con zapatos de tacón, o ser muy delicado a la hora de hablar y gesticular, se consideran, al menos en la sociedad en la que yo vivo, comportamientos femeninos, aunque objetivamente no tienen porqué estar relacionados de forma directa.

En este caso la flecha va de femenino a masculino, pasando por la androgínia o las personas andróginas, que es una mezcla de ambos, o la neutralidad (ni femenino ni masculino).

Sexo biológico: Es el conjunto de características sexuales, que son: sexo cerebral, sexo cromosómico, sexo gonadal, sexo morfológico, sexo anatómico, sexo genital y sexo hormonal.

Todes tenemos características de ambos sexos, y hay mil combinaciones posibles. La intersexualidad existe en una escala de infinitas gradaciones que se extienden desde la intersexualidad más evidente hasta aquellas formas tan atenuadas que se confunden con la normalidad misma. No hay ser humano cuyo sexo no esté empañado por una duda concreta o por una sombra de duda.

Orientación sexual: Es quién te atrae, ya sea físicamente, emocionalmente, espiritualmente… en relación a su género y el tuyo.

Las personas se pueden clasificar, según su orientación, en heterosexuales (sería el caso de un hombre que solo le atraen las mujeres), homosexuales (que le atraen solamente las personas de su mismo género), bisexuales (que le atraen hombres y mujeres)… Hay muchas más orientaciones, como en el caso de los asexuales, pansexuales, demisexuales, etc.

————————————————

¡Por cierto! Algo MUY importante que quiero remarcar es que estos cuatro conceptos, y el concepto del que hablaré próximamente (transexualidad y cisexualidad) son conceptos INDEPENDIENTES entre si. Es decir, no tienen porqué ir relacionadas una identidad-hombre, con expresión-masculina, con sexo-macho y orientación-heterosexual, por ejemplo. Cada persona puede clasificarse diferente en cada abanico de las cuatro definiciones, y por lo tanto las combinaciones son infinitas.

¡Suficiente! Hasta aquí por hoy. Espero haberme explicado bien ^^U
Un pequeño adelanto: para no hacer tan pesada la lectura en Facebook, en breves abriré un blog donde pondré la misma información que pongo aquí, pero allí, para hacerlo todo más cómodo…

Que tengáis un finde genial, sed buenos 0:) 0:) 0:)

1 comentario

Archivado bajo conceptos básicos, mis escritos