Sobre “antes eras mujer y ahora eres hombre” y similares. Los hombres trans nacemos hombres trans.

tumblr_njz6mmvxqI1seokcvo1_1280

<<Hay algo del discurso imperante sobre la cuestión trans que me molesta especialmente: las expresiones “de mujer a hombre”, “nacer hombre y convertirse en mujer”, “FtM, MtF” y similares. Son ilógicas y transfóbicas. La idea de que las personas trans éramos cis(*) mientras estábamos en el armario es tan absurda como la idea de que los homosexuales eran heterosexuales hasta que dijeron lo contrario. Hay excepciones, como las personas de orientación e identidad que fluyen, con quienes sí serían correctas tales expresiones, pero de ninguna forma deberían aplicarse a todo el colectivo.

En este contexto, la expresión “nacer mujer” no quiere decir otra cosa que “nacer con vulva”, es decir, “tener vulva es ser mujer”. Es una negación de mi condición de hombre con vulva. Y aunque existe gente que dice que no seré hombre hasta tener pene (o que nunca lo seré), lo curioso es que la mayoría de quienes afirman que nací mujer, también afirman que soy un hombre a día de hoy: “naciste mujer y te convertiste en hombre” ¿y qué lógica tiene esto, si sigo siendo la misma persona y teniendo la misma vagina con la que nací, por la cual me asignaron el género-sexo mujer? Es más, ahora tengo más características consideradas “de mujer” que cuando era bebé, como son los pechos y las caderas anchas, pero como son características que también pueden tener los hombres cis, no se les atribuye la misma carga femenina que se le da a la vulva.

La creencia de que somos hombres, mujeres u otra cosa dependiendo de las partes de nuestros cuerpos o de lo que parezcamos a ojos de los demás es la base de la discriminación transfóbica, que afecta especialmente a todas esas personas trans que no modifican sus cuerpos (no todas lo necesitan) sufriendo más si cabe la negación social de sus géneros-sexos. Lo que más me apena es que la propia población trans difunde estos discursos, cuando deberíamos defender que nuestra identidad no es la que nos impusieron, que no cambiamos nuestro género-sexo, sino que siempre ha sido el que es, y llegado a un punto lo asumimos y liberamos. Yo no me hormono para convertirme en hombre (esto me plantea preguntas como, ¿en qué punto me “convertí” en hombre? ¿con la primera inyección? ¿con los primeros pelos faciales? ¿fue gradual, siendo yo mitad hombre y mitad mujer durante algún tiempo, o un día me acosté mujer y al día siguiente me levanté hombre?). Me hormono porque soy un hombre y necesito verme masculino para sentirme bien conmigo mismo, del mismo modo que hay multitud de hombres cis que por las mismas razones intervienen en su cuerpo. La hormonación con testosterona, la extirpación de pechos, el implante de pene y testículos, etc., son tratamientos que ya se realizaban con hombres cis antes de que los hombres trans comenzásemos a reivindicarlos. Todos los hombres tenemos algún grado de feminización física, y los trans simplemente somos los que nos llevamos la palma.

Este tipo de expresiones que vengo comentando nacen de una mentalidad genitalocentrista, la idea de que la genitalidad es el centro de todo, reduciendo el sexo a un pequeñísimo porcentaje de tejido en nuestro cuerpo, cuando la realidad biológica es que somos sexuados de la cabeza a los pies. Seguir con estos discursos es seguir dando credibilidad al género-sexo erróneo que se nos fue impuesto al nacer, echando tierra sobre la lucha por nuestra verdadera identidad sexogenérica, la cual está determinada por el órgano sexual más importante de todos, y no, éste no está localizado entre las piernas, sino entre las orejas.>>

(*)Cis: De cisexual o cisgénero.
Eres cis si al nacer el médico acertó tu género-sexo.
Lo opuesto a trans.

————————————————

Texto: Anónimo.

Imagen: “Grows up and cries” by PrinceCanary http://princecanary.tumblr.com/

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo activismo, género, menores transexuales, transexualidad infantil, transfobia

13. “#VisteTuPropiaPiel”

12343073_10206296966281915_2083337172_o
Ayer fue un día emocionante.

Como algunes ya sabéis, llevo varios años interesado en el movimiento por los Derechos de los Animales, desde que descubrí el veganismo en 2010. Desde entonces he ido cambiando hábitos de mi vida cotidiana, que anteriormente no era consciente de la repercusión que tenían sobre los demás animales.

También fue gracias a esa toma de consciencia por lo que empecé a interesarme por otros movimientos sociales y por el activismo. En la medida de lo que he podido, he colaborado con diversas ONG’s, apoyando su trabajo y, ocasionalmente, formando parte de él.

¿Y por qué os cuento todo esto? Pues bien, sé que no es algo estrictamente relacionado con los temas que trato en el blog, y no pretendo provocar una discusión sobre la controversia que existe en cuanto a la explotación y el trato que sufren los animales en nuestra sociedad. Sin embargo, ayer asistí a un acto reivindicativo organizado por una de estas organizaciones y tuve una sensación muy positiva, un poco relacionada con el uso del propio cuerpo como forma de reivindicación, lo cual sí que tiene que ver con este blog.

El acto consiste en una protesta en plena calle, en la cual decenas de activistas se manifiestan tumbándose en el suelo, completamente desnudos y cubiertos de sangre artificial. La ‘performance’ es una representación de los cuerpos amontonados de los animales sin vida a los que se les arranca la piel para ser usada como vestimenta en las explotaciones peleteras. Se trata de la mayor acción contra el uso de pieles en España y se lleva realizando cada año desde 2005.

Ésta es la segunda vez que participo en “SinPiel” (así se llama la campaña) y he vuelto a comprobar una sensación que ya experimenté la primera vez.

Creo que no debo ser el único al que participar en una acción así le puede costar un esfuerzo especial por el hecho de tener que desnudarse delante de alguien. Ya sea por convencionalismos, complejos físicos, vergüenzas o cualquier otro motivo.

Reconozco, por la compleja relación que tengo con mi cuerpo como hombre transexual, que en algunas situaciones se me hace difícil exponerme tal y como soy. Nunca he sido pudoroso, ni tengo ningún tipo de tabú en cuanto al nudismo (de hecho, todo lo contrario). Además, les organizadores de la reivindicación cuidan de hacerlo todo de forma que no sea percibido como algo morboso.

Así que en este caso no hablo del desnudo en sí porque, como digo, en ningún momento estuve incómodo o tenso durante la manifestación, sino más bien me refiero a que los días previos al evento me sentía bastante inseguro sobre si decidir o no participar. Por mi baja autoestima, cualquier decisión que implique exponerme de algún modo, por leve que sea, puede ser un obstáculo y las inseguridades afloran.

Pero por esta vez… ¡Me alegro de haberme decidido! Y es que me pareció, de nuevo, una labor admirable, y una experiencia inolvidable. Es maravilloso ver a unas 200 personas venidas de diferentes ciudades y países, dejando atrás sus posibles complejos y vergüenzas, reuniéndose una mañana de diciembre para pasar frío juntas,  manifestándose por una buena causa.

Es por eso que ayer fue un día emocionante. Y estoy seguro de que cada año seremos más. Hasta que llegue el día en que ya no será necesaria la protesta, porque esa crueldad habrá terminado.

Fotografía: SinPiel 2015, Barcelona (Mara Blackflower Photography)

Deja un comentario

Archivado bajo activismo, varios

¡Únete a la campaña Derecho A Ser!

IMG_5909

“Primera campaña de comunicación del espacio de cocreación y coworking ‪#‎AEP‬ (Algo Está Pasando) de Apoyo Positivo junto a los jóvenes de Fundación Daniela, Apoyo Positivo y CISV. Los participantes del grupo de jóvenes han sido los que han pensado, diseñado y generado toda la campaña que veis, por un principal motivo: quieren ser quienes son. Su ‪#‎derechoaser‬.

Según los manuales psiquiátricos DSM-V y la CIE10, las personas trans son consideradas todavía un problema de salud mental, lo que no permite un derecho tan básico como la autodeterminación de la identidad de cada persona ni su igualdad social y en salud.

Junto a otros motivos que hacen a las personas trans desiguales ante la ley, los jóvenes participantes en el I Encuentro de Jóvenes por la Diversidad, organizado entre el 9 y 12 de octubre en Miraflores de la Sierra, por Apoyo Positivo en colaboración con Fundación Daniela y CISV, han creado un primer proyecto de comunicación social, la campaña #derechoaser, con la que reivindican su derecho a ser quienes son.

Para movilizar a la sociedad a participar en la manifestación han desarrollado además una campaña fotográfica y un manifiesto que circulará en una campaña 2.0 durante toda la semana por redes sociales.

¡La juventud diversa se pone en marcha por sus derechos!

Puedes colaborar en la campaña de varias formas:

1. RT, RPost, R-TODO! Comparte en tus redes y entre tu gente la iniciativa y la convocatoria para acompañarnos en la manifestación del día 24 de octubre.

2. Sube tu foto o video #derechoaser. Píntate el hashtag en el brazo o en la palma de la mano y sube tu foto con los hashtags de la campaña: #derechoaser ‪#‎SúmaTal24‬

Es hora de que toda la sociedad nos volquemos con las personas trans y escuchemos lo que las nuevas generaciones nos tienen que decir.

El colectivo trans siempre han estado al lado de los demás colectivos luchando por los derechos sexuales y reproductivos y ahora, más que nunca, debemos a su lado.

SúmaT al 24 de octubre.

#derechoaser
#SúmaTal24

GRACIAS a todxs los valientes que nos están enseñando lo que es diversidad y vida.
GRACIAS por ponerle cara a una realidad tan bonita.
Y GRACIAS a todo el equipo de AEP, I LOOP YOU, FUNDACIÓN DANIELA, APOYO POSITIVO y CISV por su enorme trabajo 😀 ❤ ”

Deja un comentario

Archivado bajo transexualidad infantil, varios

+2000 en Facebook

Sense títol

¡Ya somos más de 2000 en Facebook!

Muchas gracias n_n

Deja un comentario

Archivado bajo varios

12. “¡MI PRIMER CUMPLE-TESTO!”

IMG_5701 - còpia - còpia

El 30 de septiembre cumplí mi primer año en tratamiento de reemplazo hormonal con testosterona, y dentro de poco hará 7 meses que fui operado de mastectomía y masculinización del pecho. A lo largo de este año he ido publicando, cada 3 meses, un breve resumen de los cambios más notorios que he tenido tanto a nivel físico como psicológico en relación al proceso de transición. Así que… ¡me toca hacer el cuarto resumen! ¡El tiempo vuela!

————————————————

Cambios físicos. En este punto no puedo decir que esté teniendo demasiados cambios físicos “nuevos” debido a las hormonas. Más bien se podría decir que los cambios que empezaron a producirse durante los primeros meses han seguido su evolución. Éstos son todos los efectos más comunes de la testosterona, y son los que he notado en mayor o menor medida a lo largo de este tiempo:

– Agravamiento de la voz. Personalmente me cuesta notar cuán grande es la diferencia porque me escucho cada día, y esto lo suelen notar las personas que hace tiempo que no me escuchan hablar. No sé si os lo he dicho alguna vez, pero me arrepiento mucho de no haber hecho ese “experimento” que hacen muchos chicos trans, de grabarse cada X tiempo diciendo una misma frase y luego juntar todos los vídeos en uno solo para ver la evolución del tono de voz. Es algo que queda súper curioso :O A mí no se me ocurrió hacerlo y ahora ya no tendría sentido, así que animo a todos los chicos que estén empezando el tratamiento hormonal a que lo hagan y me lo enseñen 😀

– Aumento de la libido. Los primeros meses fue un poco bestia, después… Bueno, sigue siéndolo pero te acostumbras 😛

– Cese de la menstruación y cambios en el flujo vaginal. La regla se me fue definitivamente al segundo mes de tratamiento. Todo un alivio, por cierto.

– Crecimiento del clítoris. Es doloroso al principio, después se estabiliza. La sensibilidad puede que haya aumentado o como mínimo es algo… diferente.

– Cambios en la distribución de la grasa, la masa muscular, el peso y el apetito. En los primeros 9 meses gané 11kg, pero hay que tener en cuenta que partía del peso más bajo que había tenido nunca, que pasé de una época de no hacer ejercicio y comer muy poco a volver a hacer deporte, etc. Recientemente he perdido 2-3kg, supongo que en parte gracias a que le estoy dando más caña a la natación.

– Cambios en la piel y en la sudoración. La piel se vuelve un poco más gruesa y grasa. Los días después de ponerme la inyección de testosterona me suelen salir granitos por la cara, espalda y hombros —al principio de forma más exagerada que ahora—. El olor corporal y la sudoración se hacen más fuertes.

– Aumento de vello corporal y facial. En mi caso no estoy volviéndome de momento muuuy peludo, lo cual no me preocupa mientras no acabe siendo un oso ni tampoco me quede como estoy ahora mismo; me gustaría algo intermedio. La barba también está siendo algo lento, al menos en comparación a algunos chicos que veo por ahí que llevan el mismo tiempo que yo o incluso menos. Solo tengo perilla y ahora me están saliendo cuatro pelos contados en las patillas. Pero ¡shhht!, Dan, no te compares con les demás, que cada une es como es, y compararse es feo (y a veces deprimente xD).

Cambios mentales. Estos cambios psicológicos no están directamente vinculados a la testosterona, pero sí relacionados con mi proceso de transición en general:

– Lo que más ha cambiado mi vida desde que empecé el tratamiento es la esperanza. Poder visualizar un futuro feliz donde antes ni siquiera podía imaginar porque lo veía todo negro. Esta nueva sensación es lo que me hace estar ilusionado en el día a día.

– No debo engañarme a mí mismo. Sigo teniendo varios problemas de autoestima, problemas emocionales, inseguridades… Han mejorado muchas cosas en mi interior, pero por supuesto quedan muchas otras por mejorar. De hecho, hace poco dediqué un escrito a este tema, titulado “Una pequeña introspección: caminar en la dirección correcta” (http://bit.ly/1RyCGmu).

Otros cambios. Éstos no sé exactamente dónde clasificarlos o son detalles que no estoy del todo seguro que estén vinculados al proceso:

– He tenido épocas con reacciones como dolores de cabeza o insomnio, pero pueden intervenir tantos factores que no sé realmente hasta qué punto tienen que ver con el tratamiento.

– Considero que estoy pasando por una etapa de liberación sexual personal. El hecho de empezar a quererme a mí mismo por primera vez está repercutiendo en mi sexualidad, la cual en algunos aspectos concretos estaba muy frustrada y bloqueada en mi subconsciente. Para que os hagáis una idea sin entrar mucho en el tema, que es bastante complejo, podría decir que hasta hace poco tenía un rechazo tan arraigado y profundo hacía mí mismo que no me permitía disfrutar completamente de mi cuerpo ni siquiera en mi propia intimidad. Esto está empezando a cambiar poco a poco.

– Al principio del tratamiento era algo muy incómodo presentarme como Dan y que la gente me siguiese percibiendo como una mujer. No debería ser molesto pero cuando verte “femenino” forma parte de tus complejos, lo es, y mucho. Hoy por hoy socialmente se me reconoce como chico y creo que hace bastante tiempo que nadie me “confunde”.

– Algunas veces me han preguntado si he notado diferencias en cómo me trata la gente desde que me ven como hombre, y solía decir que no. Pero últimamente sí que me he fijado en algún detalle, quizás casual. Si bien algunas veces como chica me habían hecho los típicos piropos-acosos por la calle, esto ya no ha vuelto a suceder. En cambio, sí que he notado algunas miradas y actitudes desafiantes desde que me perciben como chico (esta misma tarde se me han puesto a vacilarme un grupo de chicos cuando volvía a casa, cosa que me ha pasado pocas veces en mi barrio, sin yo haberles hecho ni dicho nada, casualidades de la vida xD).

————————————————

Nada más… Seguramente a partir de ahora ya no haré estas descripciones tan a menudo, porque básicamente ya no hacen falta. Los cambios físicos son los que ya he explicado y solo siguen su curso. Quizás veréis más textos de reflexiones y pensamientos que otra cosa.

¡Muchas gracias a todes por leerme!

Foto: Me acabo de fijar en que parece que tengo un pezón exageradamente más abajo que el otro (¿???) pero es por la posición del brazo derecho que no se ve, en realidad los tengo simétricos XDD

Deja un comentario

Archivado bajo mastectomía, TRH, varios

11. “UNA PEQUEÑA INTROSPECCIÓN: CAMINAR EN LA DIRECCIÓN CORRECTA”

11998513_10153171855248499_1878629153_n

Hay una reflexión que lleva rondándome por la cabeza varias semanas pero no encontraba el momento de ordenar las palabras para expresarla.

Desde que empecé el proceso de transición el verano pasado y empecé a compartir mis sensaciones con les demás, ya sea por aquí o en conversaciones con mis amigues, incluso en las típicas conversaciones breves y cordiales cuando me preguntan “¿qué tal estás? ¿Cómo llevas los cambios?”, mi respuesta suele ser que estoy bien, que estoy mucho mejor. Estas contestaciones son sinceras, no miento. Si comparo mi estado anímico general actual con el de hace un año y pico –cuando estaba en mi peor época– es obvio que, en comparación, realmente estoy bien, estoy mucho mejor.

Pero muchas veces contesto simplemente: <<poco a poco>>. Ésta es la expresión más precisa sobre cómo estoy, porque doy por entendido que he partido de un punto de mucha desesperación y sufrimiento, y que <<poco a poco>> he salido de esa situación, mejorando progresivamente.

No es del todo cierto que esté bien.

Sigue habiendo muchos días en los que no estoy bien. Días en los que, sin que haya pasado aparentemente nada en especial, me cuesta horrores salir de casa, aunque tuviese la intención de hacer una actividad que tenía muchas ganas de hacer.

Normalmente empiezo a notar que algo falla cuando ya me estoy preparando para salir, pero intento no hacer caso a esa sensación y sigo haciendo lo que tengo que hacer aunque en mi mente ya se esté empezando a crear una pequeña nube negra de confusión. Salgo de casa pretendiendo que todo está correcto, pero por dentro sé que no lo está.

A partir del momento en que salgo por la puerta, pocas veces esa nube se diluye hasta desaparecer por si sola. Lo más común es que se retroalimente y vaya creciendo hasta el punto en que, mientras estoy realizando cualquier acción (andar por la calle, conectar los auriculares al móvil para escuchar música, sacar el billete de tren o de bus, hacer la compra, escribirme mensajes con la persona con la que he quedado, lo que sea), no estoy prestando atención en absoluto a lo que estoy haciendo.

En el peor caso, la nube se ha expandido tanto en mi mente que la ocupa completamente, y es tan acaparadora que por más que intente desviar mi hilo de pensamientos hacia otra dirección, ella ya está presente en todas partes. Cuando esto pasa, tengo que pararme, dar media vuelta y volver a casa.

Años atrás, cuando estas situaciones empezaron a ser frecuentes, yo no sabía qué era lo que me pasaba y me forzaba a seguir con mis tareas esperando a que el malestar se pasase solo. Más adelante las experiencias me indicaron que forzarme suponía arriesgarme enormemente a que el malestar fuese creciendo exponencialmente hasta acabar con un ataque de ansiedad y tener que llamar a alguien para que me llevase a casa lo más rápido posible.

La ansiedad patológica es muy cabrona: puedes sentir como si tu cabeza estuviese dentro de una burbuja de la que no puede salir ni ver el exterior claramente, te notas extremadamente insegure, inquiete; puedes tener sudores, temblores, ganas de llorar, mareos, quedarte sin saliva y el corazón anormalmente acelerado. Puedes incluso quedarte paralizade en tensión en un mismo sitio y no poder moverte hasta que tu cuerpo esté tan tremendamente agotado que cambie de posición por sí solo. Y diversas reacciones más que varían en cada caso y cada persona.

Desde que empecé la transición y cambié todos los aspectos de mi vida en general que me estaban atormentando el año pasado, el nivel de ansiedad que sufría bajó en picado y pasé de tener ansiedad todos los días a sentirme en general relajado todo el tiempo.

Pero sigue habiendo demasiados días en los que me cuesta horrores salir de casa, días que tengo que dar media vuelta. Y cuando eso pasa me quedo varias horas –o el resto del día– sin valor para hacer nada más.

La diferencia es que ahora, cuando empiezo a notar que algo falla, soy consciente de lo que puede pasar después si no soy precavido. La diferencia, aún más relevante, es que ahora sé las posibles causas de todo lo que me pasaba y lo que en parte me sigue pasando. Y la diferencia que más agradezco, la más importante de todas, es que por suerte mi vida ha cambiado mucho desde aquella vez en la que acabé en el hospital por un ataque de ansiedad tan intenso que me llevó, juntamente con la depresión que arrastraba desde hacía años, a cometer un intento de suicidio.

Con esta reflexión lo que quiero decir es que no me siento cómodo cuando en mis textos, conversaciones y pensamientos estoy constantemente remarcando solo lo positivo que estoy consiguiendo. Tampoco quiero que se me lea como una persona victimista, ya que no busco la pena de nadie.

Simplemente quiero expresar que no todo está siendo un camino de rosas y de superación. Sigo arrastrando muchos problemas de autoestima, de inseguridad, momentos en los que me quedaría todo el día y toda la noche hecho una bolita escondido debajo de las sábanas hasta que todo lo que me perturba se rinda y se vaya.

Quiero ser sincero conmigo mismo y con la gente que me rodea, porque pienso que fingir que todo está perfecto sería intentar hacerme y haceros creer que el milagro se produce de un día para otro, y esto no es cierto. El milagro se produce <<poco a poco>>, cuando caminas en la dirección correcta.

2 comentarios

Archivado bajo varios

23 DE SEPTIEMBRE: ¡FELIZ DÍA INTERNACIONAL DE LA BISEXUALIDAD!

bisexual_pride_flag_by_pride_flags-d8zu7il

<<El Día Internacional de la Bisexualidad se celebra anualmente el 23 de septiembre por miembros de la comunidad bisexual y en general por el colectivo LGBT, aunque es una celebración muy poco conocida.

Este día es una llamada a la reivindicación por parte de todas las personas para reconocer y celebrar la bisexualidad, la historia bisexual, la comunidad y la cultura bisexual y a las personas bisexuales en su vidas.

Fue celebrado por primera vez en 1999 cuando tres activistas de derechos bisexuales de Estados Unidos – Wendy Curry de Maine, Michael Page de Florida, y Gigi Raven Wilbur de Texas lo empezaron. Este último dijo:

“Después de la rebelión de Stonewall, la comunidad gay y lesbiana ha crecido en fuerza y visibilidad. La comunidad bisexual también creció en fuerza, pero en muchos aspectos estamos todavía invisibles. También he estado condicionado por la sociedad para tachar automáticamente una pareja caminando de la mano como heterosexual o gay, dependiendo del género percibido de cada persona.”

Esta celebración de la bisexualidad, en particular, a diferencia de los eventos LGBT en general, fue concebida como una respuesta a los prejuicios y la marginación de las personas bisexuales por algunas comunidades heterosexuales o incluso la propia LGBT.>>

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_Internacional_de_la_Bisexualidad

Deja un comentario

Archivado bajo varios