Archivo mensual: octubre 2016

15. “¡MI SEGUNDO CUMPLE-TESTO!”

img_9884-1

¡Hey! Estoy de celebración 😛 El día 30 hizo exactamente dos años de mi primera inyección del TRH (Tratamiento de Reemplazo Hormonal) con testosterona, y me gustaría explicaros qué sensaciones he tenido en relación al tratamiento.

Se suele decir que el TRH es como una segunda pubertad, así que como buen pseudo-púber mi cuerpo tuvo mucha actividad durante la primera fase, y ahora los cambios se están empezando a estabilizar. Probablemente esta estabilidad se va a mantener a partir de ahora, así que en principio con este post doy por cerrado este grupo de escritos sobre este tema en concreto.

Os dejo los links a los posts que escribí en su momento sobre los cambios a los 3, 6 y 9 meses de hormonas, al año de hormonas y al año y medio.

Recordad que los cambios que describo forman parte de mi experiencia personal y que cada cuerpo es mundo. No todas las personas reaccionan de la misma manera a la testosterona. Hay puntos en común, pero las necesidades y efectos varían significativamente en cada caso y por eso no hay que tomar estas descripciones como pauta definitiva. También por eso es importante que un médico especializado os informe detalladamente de todos los posibles efectos, dosis, vías de administración, contraindicaciones, etc. y os haga un seguimiento.

————————————————

➤Cambios físicos

Una recopilación de los cambios que han cesado o que siguen evolucionando pero muy lentamente, dispuestos por orden temporal de cuándo empecé a notarlos aproximadamente, sería:

-Aumento de la libido. Creo que lo primero que noté fue que desde las primeras semanas me puse como una moto. Ese nivel de cachondismo no ha bajado, pero me he acostumbrado a ello.

-Engrosamiento de la voz y agrandamiento de la nuez de Adán. También es de las primeras cosas que se notan, con sus consecuentes gallos iniciales.

-Cese de la menstruación. En el segundo o tercer mes de tratamiento dejé de tener la regla, aunque incluso después de eso estuve un tiempo teniendo dolores intermitentes parecidos a los de la regla.

-Agrandamiento del clítoris con molestias bastante fuertes durante los primeros meses, que relaciono con los períodos de crecimiento más drástico.

-Dolores de cabeza esporádicos e insomnio. Temporales, no puedo asegurar que fuesen consecuencia directa de la testosterona.

-Cambios en el olor corporal y la sudoración, más fuertes.

-Cambios en la lubricación vaginal. Menos cantidad de flujo en el día a día, excepto durante la excitación sexual.

-Piel más grasa y más gruesa, con granitos temporales en la cara, espalda y hombros.

-Aumento del apetito y cambios en el metabolismo. Aprovechar para prestar atención a la dieta es una buena idea.

Actualmente, quizás solo los siguientes puntos son los que aún están evolucionando de forma más notoria:

-Redistribución de la grasa corporal, aumento de la masa muscular y variación del peso. De nuevo la dieta y el deporte influyen mucho aquí.

-Aumento de vello corporal y facial y cambios en los rasgos faciales. Para acelerar la aparición de la barba me estoy ayudando de Minoxidil.

➤Cambios mentales

En cuanto a los cambios psicológicos me es más difícil interpretarlos y expresarlos. En parte porque me resulta complicado de por si gestionar todas estas vivencias y sensaciones; en parte porque no están vinculados únicamente a los efectos del tratamiento, sino que influyen todo el proceso de transición y  muchos otros aspectos.

Puedo decir que en estos dos años me he convertido en una persona más feliz, con más autoestima, confianza y seguridad; más estable emocionalmente y liberada sexualmente, con más esperanza y con voluntad de vivir… Suena más bonito de lo que es, ya que todas estas mejoras son lentas y graduales, y yo partí de una depresión muy profunda. Me quedan muchas inseguridades por superar y mucho camino por recorrer. Y por supuesto aquí solo estoy hablando de mis propios retos personales; de cara al mundo vivir como persona transexual supone inevitablemente tener que enfrentarse a muchos obstáculos y contrariedades ya solo por el hecho de ser trans.

Lo que está claro es que si echo la vista hacia atrás, el tratamiento hormonal ha marcado un antes y un después en mi vida, en mi salud y en mi bienestar. Para mí el TRH es una necesidad vital, no un mero capricho, y sé que eso lo comparto con la gran mayoría de personas trans en TRH que conozco. Por eso es indispensable que las necesidades de las personas trans sean escuchadas y tenidas en cuenta.

————————————————

¡Y hasta aquí el reporte de mi cumple-testo! Sé que he tenido el blog un poco abandonado en cuanto a escritos propios, pero tengo algunas ideas en mente 🙂 De mientras ya sabéis que sigo compartiendo noticias y artículos que encuentro interesantes, y que atiendo cualquier duda en los comentarios o por privado para ayudar en lo que pueda.

¡Un abrazaco! :*

Imagen: Recolección de algunas de las fotos que me hizo Mara Haro para su proyecto “Toward Myself”, en el que colaboré. Son del día que me recetaron las hormonas y me pinché por primera vez ^^

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo mis escritos, TRH