11. “UNA PEQUEÑA INTROSPECCIÓN: CAMINAR EN LA DIRECCIÓN CORRECTA”

11998513_10153171855248499_1878629153_n

Hay una reflexión que lleva rondándome por la cabeza varias semanas pero no encontraba el momento de ordenar las palabras para expresarla.

Desde que empecé el proceso de transición el verano pasado y empecé a compartir mis sensaciones con les demás, ya sea por aquí o en conversaciones con mis amigues, incluso en las típicas conversaciones breves y cordiales cuando me preguntan “¿qué tal estás? ¿Cómo llevas los cambios?”, mi respuesta suele ser que estoy bien, que estoy mucho mejor. Estas contestaciones son sinceras, no miento. Si comparo mi estado anímico general actual con el de hace un año y pico –cuando estaba en mi peor época– es obvio que, en comparación, realmente estoy bien, estoy mucho mejor.

Pero muchas veces contesto simplemente: <<poco a poco>>. Ésta es la expresión más precisa sobre cómo estoy, porque doy por entendido que he partido de un punto de mucha desesperación y sufrimiento, y que <<poco a poco>> he salido de esa situación, mejorando progresivamente.

No es del todo cierto que esté bien.

Sigue habiendo muchos días en los que no estoy bien. Días en los que, sin que haya pasado aparentemente nada en especial, me cuesta horrores salir de casa, aunque tuviese la intención de hacer una actividad que tenía muchas ganas de hacer.

Normalmente empiezo a notar que algo falla cuando ya me estoy preparando para salir, pero intento no hacer caso a esa sensación y sigo haciendo lo que tengo que hacer aunque en mi mente ya se esté empezando a crear una pequeña nube negra de confusión. Salgo de casa pretendiendo que todo está correcto, pero por dentro sé que no lo está.

A partir del momento en que salgo por la puerta, pocas veces esa nube se diluye hasta desaparecer por si sola. Lo más común es que se retroalimente y vaya creciendo hasta el punto en que, mientras estoy realizando cualquier acción (andar por la calle, conectar los auriculares al móvil para escuchar música, sacar el billete de tren o de bus, hacer la compra, escribirme mensajes con la persona con la que he quedado, lo que sea), no estoy prestando atención en absoluto a lo que estoy haciendo.

En el peor caso, la nube se ha expandido tanto en mi mente que la ocupa completamente, y es tan acaparadora que por más que intente desviar mi hilo de pensamientos hacia otra dirección, ella ya está presente en todas partes. Cuando esto pasa, tengo que pararme, dar media vuelta y volver a casa.

Años atrás, cuando estas situaciones empezaron a ser frecuentes, yo no sabía qué era lo que me pasaba y me forzaba a seguir con mis tareas esperando a que el malestar se pasase solo. Más adelante las experiencias me indicaron que forzarme suponía arriesgarme enormemente a que el malestar fuese creciendo exponencialmente hasta acabar con un ataque de ansiedad y tener que llamar a alguien para que me llevase a casa lo más rápido posible.

La ansiedad patológica es muy cabrona: puedes sentir como si tu cabeza estuviese dentro de una burbuja de la que no puede salir ni ver el exterior claramente, te notas extremadamente insegure, inquiete; puedes tener sudores, temblores, ganas de llorar, mareos, quedarte sin saliva y el corazón anormalmente acelerado. Puedes incluso quedarte paralizade en tensión en un mismo sitio y no poder moverte hasta que tu cuerpo esté tan tremendamente agotado que cambie de posición por sí solo. Y diversas reacciones más que varían en cada caso y cada persona.

Desde que empecé la transición y cambié todos los aspectos de mi vida en general que me estaban atormentando el año pasado, el nivel de ansiedad que sufría bajó en picado y pasé de tener ansiedad todos los días a sentirme en general relajado todo el tiempo.

Pero sigue habiendo demasiados días en los que me cuesta horrores salir de casa, días que tengo que dar media vuelta. Y cuando eso pasa me quedo varias horas –o el resto del día– sin valor para hacer nada más.

La diferencia es que ahora, cuando empiezo a notar que algo falla, soy consciente de lo que puede pasar después si no soy precavido. La diferencia, aún más relevante, es que ahora sé las posibles causas de todo lo que me pasaba y lo que en parte me sigue pasando. Y la diferencia que más agradezco, la más importante de todas, es que por suerte mi vida ha cambiado mucho desde aquella vez en la que acabé en el hospital por un ataque de ansiedad tan intenso que me llevó, juntamente con la depresión que arrastraba desde hacía años, a cometer un intento de suicidio.

Con esta reflexión lo que quiero decir es que no me siento cómodo cuando en mis textos, conversaciones y pensamientos estoy constantemente remarcando solo lo positivo que estoy consiguiendo. Tampoco quiero que se me lea como una persona victimista, ya que no busco la pena de nadie.

Simplemente quiero expresar que no todo está siendo un camino de rosas y de superación. Sigo arrastrando muchos problemas de autoestima, de inseguridad, momentos en los que me quedaría todo el día y toda la noche hecho una bolita escondido debajo de las sábanas hasta que todo lo que me perturba se rinda y se vaya.

Quiero ser sincero conmigo mismo y con la gente que me rodea, porque pienso que fingir que todo está perfecto sería intentar hacerme y haceros creer que el milagro se produce de un día para otro, y esto no es cierto. El milagro se produce <<poco a poco>>, cuando caminas en la dirección correcta.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo varios

2 Respuestas a “11. “UNA PEQUEÑA INTROSPECCIÓN: CAMINAR EN LA DIRECCIÓN CORRECTA”

  1. Beck Jesse

    Dicen que soy mujer pero con que autoridad? me dicen ya lo que soy, lo que me gusta y lo que no,me definen en varios sentidos
    Pero yo soy un hombre, pero me toman por “loca”,no lo entienden y dicen que soy muy joven para ser yo…y nose que hacer
    Bueno ya me quito lo dramático/sentimental que estoy 🙂
    Que tengas un muy buen dia o noche
    Saludos 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s