7. “SALIR DEL ARMARIO”

IMG_2377 - Còpia

[Texto publicado el 11/06/2015]

Yey! Por fin tengo vacaciones y puedo relajarme y escribir. Hoy toca hablar de armarios, no literalmente, claro x)

Se dice que alguien “sale del armario” cuando hace pública su homosexualidad, aunque extendiendo el significado se puede usar para cualquier otra característica de alguien que no es la más común en la sociedad en la que se vive y que normalmente se lleva de forma escondida o privada.

————————————————

En mi caso solo he tenido que hacer una salida del armario en mi vida al hacer público el hecho de ser un hombre transexual. En otros aspectos no me ha sido necesario. Por ejemplo, nunca he tenido que decirle a mi familia más cercana que soy bisexual/pansexual, porque tanto para mí como para ellos ha sido siempre algo tan natural que no hacía falta esconderlo ni dar explicaciones. Es verdad que hubo un momento, cuando tendría unos 12 años, que pasé de creer que solo me tenían que gustar los chicos, por ser yo una niña y la heterosexualidad la norma impuesta, a sentirme confundido y aceptar que me podían gustar también las chicas. Pero fue un proceso muy corto y rápido, en seguida lo acepté y desde entonces no he tenido problema en mostrarme de forma natural en relación a ello.

En cuanto a mi género no fue tan sencillo. Antes de saber yo mismo que era transexual, ya tuve una época bastante larga en la que decía a mis amigxs que no me sentía ni hombre ni mujer, sino una mezcla de ambos o más bien nada de todo eso; ninguno de los dos. Me sentía más cómodo si me trataban de forma neutral en la medida de lo posible (es complicado en un idioma como el castellano en el que todo tiene género masculino o femenino), e incluso directamente con pronombres masculinos para compensar a todas las personas que solo por mi apariencia me veían como una mujer. Ya reconocía que tenía algunos complejos con mi físico, pero tampoco los identificaba como un problema de género: ¿Quién no ha tenido algún complejo físico en su adolescencia?

No veía sentido en hacer tantas diferenciaciones entre hombres y mujeres, de hecho ese ímpetu en sacar diferencias de donde no las hay, exagerarlas y sacarlas de contexto es lo que alimenta el machismo y también la transfobia, hacia todo lo que no encaja en unos estereotipos binarios (de dos únicas opciones: femenino o masculino). Sigo pensando lo mismo, y creo que esas dos categorías nos limitan sin darnos cuenta. En un futuro ideal, a nadie debería importarle mi sexo, ni mi género o mi cuerpo, más que a mi médico si fuera necesario. Esas cosas no son relevantes cuando rellenas un formulario para entregar en cualquier sitio, a nadie le incumben.

Este pensamiento no es incompatible con desear los efectos que produce la testosterona en mi cuerpo y mi mente, con pasar por unas cirugías y con preferir socialmente ser visto como hombre que no como mujer. Por eso, aunque en el fondo sigo sin identificarme completamente con la etiqueta “hombre”, sé que es una cuestión social y me es más fácil decirle a la gente que soy un hombre transexual que no explicarles algo más complicado, como una ideología entera para hacer entender que me gustaría poder decir que soy de género neutro.

A mis mejores amigxs no hizo falta pensármelo mucho para darles la noticia. Ellxs ya sabían todos mis dilemas hasta entonces. A la familia y al resto de amigxs y conocidxs, sí.

A mi familia nunca les había hablado del tema, por considerarlo algo complicado y aún no muy estable, en el sentido de que no tenía muy claro ni yo mismo lo que pensaba. La primera vez que tuvimos un “debate” sobre la transexualidad en casa, sus opiniones no fueron demasiado positivas. No les culpo, no sabían nada al respecto y yo también había sido igual de ignorante un tiempo atrás. Pero me dejó muy mal cuerpo porque ya sabía que en el fondo lo que me pasaba a mí era algo muy “parecido”. Cuando empecé a relacionarme con personas trans y a traerlas a casa, imagino que empezaron a olerse algo extraño y además vieron que las cosas que pensaban sobre la transexualidad no eran del todo ciertas. Al ver casos de primera mano podían empatizar con ellos, y esto me alivió de alguna manera.

Cuando finalmente me decidí a empezar la hormonación, salir del armario era una de las cosas que más pereza y miedo me daba a la vez. Mi psicóloga me recomendó escribir una “carta” ficticia para aclarar cómo iba a decirles a mis familiares la noticia. Como no tenía absolutamente ni idea de cómo reaccionarían, al final no hice la carta, ya que pensé que me pondría más nervioso si trataba de “memorizar” un texto que no si me lanzaba de cabeza e iba viendo por dónde tiraba la conversación. Simplemente pensé algunas pautas antes e improvisé un poco sobre la marcha con todos, expresando lo que sentía con sinceridad ¡y qué grata sorpresa cuando vi que se lo tomaron mucho mejor de lo que esperaba! 😀

El próximo paso, en el cual me puse muy nervioso, fue decirlo a mis nuevos profesores y compañeros de clase. Pensad que era septiembre, acababa de empezar el curso como Marina, para a las 2 o 3 semanas salir a la pizarra y decirles que a partir de ahora me llamasen Dan y que era un chico. Me quedé sin aire y tartamudeando para decir tres frases, pero cuando volví a mi silla había perdido 5 kg del peso que me había quitado de encima.

En cuanto al resto de familiares, amigos y conocidos, escribí (cómo no) un texto en facebook explicando la situación sin rodeos, y la aceptación (a excepción de algunos casos aislados y algunos comentarios desagradables por privado, a los que no hice caso) fue muy buena. A las personas que no tenían facebook se lo dije con una llamada o una visita en persona.

Lo que te puedo recomendar si te encuentras en esta situación de querer explicarlo a tus familiares o seres queridos:

♧ Que te muestres positivo y segurx de ti mismx. Aunque es imposible no tener ni un poco de inseguridad al tomar una decisión así, si tienes claro el camino que quieres seguir, debes demostrarlo. Si te ven con ilusión verán que el solo hecho de tomar la decisión ya ha empezado a crear buenas sensaciones en ti.

♧ Si conoces bien a tus familiares y amigos, sabrás cómo puedes decírselo para que no se alarmen o reaccionen mal. Lo mejor para ir tanteando el terreno es sacarles el tema poco a poco, hablarles sobre alguien que conoces que ha pasado por esto, comentar alguna noticia o documental…

♧ Es normal que necesiten su tiempo para asimilarlo, igual que seguramente tú no lo has asimilado de un día para otro, y es normal que si te has cambiado el nombre se equivoquen al principio (solo corrígeles para que no se olviden de que es algo importante para ti).

♧ Si es alguien que te quiere, es probable que si reacciona mal sea más por miedo a que sea un camino peligroso para ti que no por pensar que sea algo malo en si, así que explícales que aunque no sea un camino fácil, si has tomado esa decisión es porque estás segurx de que vas a ser muchísimo más feliz.

♧ Háblales del tema de forma optimista pero no olvides tampoco sincerarte sobre los malos momentos que puedas haber pasado a raíz de ello, para que vean que no es un capricho, sino una necesidad, y que su apoyo te ayudará.

♧ Si te da tanta pereza como me daba a mí hacer todo este follón, piensa que tampoco tienes que decírselo a todo el mundo uno por uno, y que a las personas a las que se lo digas, si se lo toman bien y te apoyan vas a sentir una satisfacción muy grande al ver que te valoran independientemente de lo que seas, y si no lo aceptan, es también una forma de aprender a afrontar los malos comentarios y a seguir tus metas digan lo que digan los demás.

PD: La foto *súper* filosófica de hoy tiene un sentido y razón para ser filosófica XD

El último paso para salir del armario fue algo simbólico pero no menos importante. Le había dicho a mi abuela, mi padre y mi hermano; solo faltaba mi madre. Ya sabréis, si habéis leído mi anterior post, que murió hace 5 años por una enfermedad. Pero eso no significa que no la siga teniendo presente todos los días de mi vida, así que vi necesario “contárselo” a ella también de alguna forma. Fui con un buen amigo a un sitio (en el que estoy en la foto) muy especial para ella, donde habíamos ido de vacaciones muy a menudo cuando aún no había enfermado. Ese sitio me produce sensaciones duras de recordar pero también mucha paz. Estuve un rato “meditando” en la playa y en las rocas y me fui contento de saber que seguro que ella me hubiese apoyado igual que estaba haciendo el resto de la familia 🙂

————————————————

Espero que a alguien le sirva de inspiración y si teneis alguna duda en concreto intentaré ayudar en la medida que pueda :3 Estos días estaré de viaje pero pronto me gustaría publicar los cambios que noté desde que empecé la hormonación.
¡Saludos y un abrazo muuuy fuerte!

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo mis escritos

2 Respuestas a “7. “SALIR DEL ARMARIO”

  1. Llorando como una magdalena contigo y tu historia, porque me siento muy indentificadx

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias por tu comentario! Cuando escribo cosas tan íntimas pienso: “esto que estás contando no le interesa a nadie…” Luego me escribe gente diciendo que mi experiencia les está ayudando a entender la suya y eso es motivo suficiente! Un saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s